El pasado sábado, 25 de noviembre, disfrutamos de nuestro primer curso intensivo del presente año académico.

En esta ocasión se trataba de Soñar, jugar, escribir, centrado en la escritura a partir de una serie de juegos y técnicas de desbloqueo.

A lo largo de cuatro horas, nuestros alumnos soñaron, jugaron, escribieron, se desbloquearon, se divirtieron y, por lo que nos cuentan, también aprendieron.

Durante una mañana de los más intensa también hubo tiempo para desayunar y tomar un vermú.

Todos hemos quedado tan contentos con esta experiencia que, de manera periódica, dedicaremos algunos sábados del próximo 2018 a desayunar, vermutear y, lo más importante: a escribir.